RECUPERA AYUNTAMIENTO DE HUAUCHINANGO CASA DE CULTURA

AYUNTAMIENTO DE HUAUCHINANGO TOMA POSESIÓN DE LA CASA DE CULTURA
b_150_100_16777215_00_images_sierra_nacional_a_casa_cultura_gabriel.jpgHuauchinango, Pue.- 10 de Agosto de 2018.- El Ayuntamiento de Huauchinango abre las puertas, recupera y toma posesión del edificio que alberga la casa de la Cultura luego de que hace más de un mes la Secretaría de Gobernación de Puebla la tuviera en resguardo y empantanara todo el caso.

Frente a la evidente indignación de la opinión pública en esta localidad, obligó a la autoridad municipal a acelerar el proceso legal tras comprobar fehacientemente la legitimidad oficial de la propiedad y le dio rápido pero legal trámite.

Fue cerca del mediodía cuando el alcalde Gabriel Alvarado, acompañado de su equipo jurídico, personal municipal así como trabajadores de la Casa de la Cultura, profesores que imparten los diferentes cursos en esta institución y elementos de la Policía Municipal quitaron los sellos que había colocado Gobernación, abrieron las puertas y penetraron al recinto que igualmente alberga la Biblioteca “Sandalio Mejía Castelán”.

El alcalde señaló que este operativo de recuperación tiene como base copia de documentos originales avalados por las autoridades estatales y federales en donde consta que desde hace casi dos siglos siglo el lugar fue asignado para tareas educativas en este municipio y quedaba, desde ese entonces, a cargo de la Comuna.

El hecho fue debidamente notificado al cura Gustavo Corona quien, el pasado 24 de Junio, tomara por asalto el lugar y una semana después fuera desalojado, junto con su grupo de fundamentalistas católicos, santos, cirios, estandartes y veladores  por las autoridades de Gobernación.

Desde entonces el caso se encontraba empantanado debido a la tardanza del gobierno por lo que tuvo que intervenir el gobierno municipal de manera enérgica para poner orden.

Cabe recordar que desde que fue tomado el edificio y cerrado a cal y canto por los usurpadores, y luego empantanado por la autoridad estatal, los alumnos de la docena de talleres que se imparten en ese lugar, así como los niños que toman sus Cursos de Veranos, fueron echados a la calle y no tenían lugar para proseguir con su actividad a la que a partir de hoy de nueva cuenta se reintegran.

El hecho fue bien calificado por la sociedad huauchinanguense que desde el principio criticó la acción punitiva del sacerdote católico luego que lo moviera una mundana ambición de poder para elevar al estatus de Obispado a esta región de Huauchinango que desde los tiempos de la Colonia, hace más de 400 años, pertenece a la Diócesis de Tulancingo en el Estado de Hidalgo.