DOBLE CRIMEN POR “BULLYING” EN TLAOLA

DOBLE CRIMEN POR “BULLYING” EN TLAPACIYA
Un joven mató a los dos hombres que se burlaban de él
Le hacían “bullying”, pero esta vez llevaba una pistola y no dudó en utilizarla; propinó dos balazos a cada uno de los presuntos buleadores.
b_150_100_16777215_00_images_sierra_policia_1aamano_armada.jpgTLAOLA, Pue.- Dos hombres jóvenes, del municipio de Tlapacoya solían burlarse de un varón al que hacían víctima de burlas y escarnios, hasta que le colmaron la paciencia. Fue la noche del pasado jueves en la que todo fue diferente. La víctima de las puyas andaba armado y al sufrir por enésima vez las burlas de los jovenzuelos no dudó en utilizar el arma y les propinó dos balazos a cada uno de ellos.

Uno de los adolescentes murió en el lugar del ataque en la comunidad de La Cruz, en el municipio de Tlapacoya. El otro hombre de 25 años fue llevado al Hospital General de Huauchinango pero al ingresar también perdió la vida.

Versiones extraoficiales indicaron que los ahora occisos salieron a jugar futbol, después acudieron a un velorio. Ahí llegó un tercer varón, del cual solían burlarse, y no tardaron en faltarle el respeto, pero esta vez el ofendido llevaba una pistola, la cual desenfundó y utilizó.

Cerca de las 23:30 horas del jueves, es cuando ocurrió este hecho en la población ya mencionada.

Los dos hombres que fueron heridos de bala son Cándido A. de 17 años, él murió en el lugar a causa de dos impactos en el pecho.

El otro baleado fue Iván M. C., de 25 años, el cual recibió también dos balazos. Aún con leves signos vitales fue llevado al Hospital Integral de Tlaola, en donde al llegar los médicos indicaron que no tenía signos vitales.

Fuentes consultadas indicaron que, derivado de las declaraciones de los testigos y de los deudos, se sabe que los ahora occisos solían hacer “bullying” a un joven llamado Constantino G. A., del cual se burlaban constantemente.

Constantino habría llegado por la noche del jueves a un velorio, en donde estaban Cándido e Iván, estos últimos aún llevaban puestas ropas deportivas pues habían jugado futbol.

Al llegar al lugar comenzaron a burlarse de él nuevamente y entonces Constantino sacó de entre sus ropas una pistola calibre 22 milímetros que llevaba con él y con ella les disparó a sus adversarios.

Los familiares de los occisos indicaron a las autoridades que el agresor se encontraba alcoholizado y que después de disparar contra sus contrincantes escapó. Las averiguaciones que se siguen en este caso radican en la carpeta de investigación74/2018 de Huauchinango.