LUCHA CONTRA LA EROSIÓN DE LA TIERRA

CONMEMORA LA CONAFOR DÍA INTERNACIONAL DE LUCHA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN
2015 es el Año de los Suelos: Invirtamos en suelos sanos
El Día Mundial de Lucha Contra la Desertificación 2015
b_150_100_16777215_00_images_sierra_sociales_conafor_desiertos.JPGLograr la seguridad alimentaria para todos, a través de los sistemas alimentarios sostenibles
Con el objetivo de promover el incremento de la conciencia pública y la cooperación a (todos los niveles); y para reconocer y recordar a todos que la desertificación es un grave problema mundial que puede ser abordado de manera efectiva, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, ha instruido que las instituciones públicas nacionales trabajen direccionadas y unidas hacia el beneficio integral de la población de nuestro país.

La Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) declaró en 1994 el 17 de junio como el "Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía", para promover la conciencia pública en los países afectados por esta problemática, entre ellos México; se han diseñado una serie de actividades de difusión para reconocer y recordar los efectos del deterioro de los suelos y con ello detener y revertir sus efectos.

El  tema de  desertificación en el mundo y de manera concreta en nuestro país es primordial  para el Gobierno de la República cuyos esfuerzos se plasman en las acciones de instituciones como la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Comisión Nacional de Zonas Áridas (CONAZA) y la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) que, en ocasión de este Día Mundial de la Desertificación, unieron sus  voluntades y sus atributos  técnicos para fortalecer el combate a este flagelo universal  en forma local.

Abrigando como escenario el Museo Nacional del Desierto en Saltillo, Coahuila –sede de la Comisión Nacional de Zonas Áridas (CONAZA)– asistieron al acto inaugural el Director General Adjunto de la CONAFOR, Salvador Arturo Beltrán Retis, el Director general de la CONAZA. Abraham Cepeda Izaguirre así como diversos representantes del Estado de Coahuila, organizaciones y universidades locales.

Luego de encabezar un llamado conjunto para que se incremente la conciencia de la sociedad sobre la importancia de mantener los suelos sanos y productivos el Director General Adjunto de la CONAFOR, Salvador Arturo Beltrán Retis  destacó el trabajo que realizan la CONAFOR y la CONAZA, para sumar y coordinar recursos y esfuerzos en el marco de las atribuciones de cada una de las Comisiones.

“Este año hemos iniciado con proyectos que permitirá atender más de un millón de hectáreas en zonas áridas y semiáridas de México, en 15 entidades para la realización de acciones como la reforestación, la protección contra incendios, el aprovechamiento de recursos forestales no maderables, la organización de productores, entre otros”, afirmó.

La inversión, estimó, será superior a los 212 millones de pesos que se estarán ejerciendo durante varios años de acuerdo a la característica de cada proyecto, mientras que, a nivel nacional se realizan acciones importantes que contribuyen precisamente a disminuir los procesos de desertificación, degradación y deforestación de los recursos forestales, indicó.

Por su parte el Director general de la CONAZA Abraham Cepeda aseguró que es prioritario lograr un desarrollo más sostenible de las zonas rurales y su población para lo cual CONAZA y CONAFOR no escatiman esfuerzos para mitigar la desertificación en el territorio mexicano, señaló.

2015: Año clave

La ANUG, reconoce que los suelos constituyen la base del desarrollo agrícola, forestal y pecuario, de las funciones esenciales de los ecosistemas y de la seguridad alimentaria y son por tanto un elemento clave para el mantenimiento de la vida sobre la Tierra.

 En 2014 la CONAFOR en colaboración con la Universidad Autónoma de Chapingo, la SEMARNAT y el Sistema Nacional de Lucha contra la Desertificación y Degradación de los recursos naturales (SINADES) y en cumplimiento con los compromisos adquiridos con la CNLUD presentaron el estudio: Línea Base Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación que entre otros resultados arrojó 17 indicadores de los que destacan los siguientes datos: 

•             Indicador integrado de degradación de tierras: la degradación de los suelos nacionales está presente en 123.3 millones de hectáreas, o bien, el 63.01% del total nacional. La categoría de degradación ligera representa el 24.21% (47.4 millones de hectáreas), la moderada el 27.2% (53.2 millones de hectáreas), la severa el 10.01% (19.6 millones de hectáreas) y la degradación extrema el 1.59% (3.1 millones de hectáreas).

•             Factor climático: las tierras secas del país ocupan 127.9 millones de hectáreas que representan el 65.4% del territorio nacional. Las tierras híper-áridas ocupan 0.7% (1.3 millones de hectáreas), las áridas el 18.9% (37.0 millones de hectáreas), las semiáridas el 34.8% (68.1 millones de hectáreas) y las subhúmedas secas el 11.0% (21.5 millones de hectáreas).

•             Indicadores del medio socioeconómico: 65.4 millones de personas habitan las tierras secas del país, es decir, el 58.22% (al año 2010).

•             De los 52.6 millones de personas en pobreza en el país, 27 millones viven en tierras secas y 25.6 millones en tierras subhúmedas y húmedas.

La CONAFOR: 
Mantiene una meta sexenal de reforestación de  un millón de hectáreas que hasta el momento tiene un avance superior al 41 por ciento

En lo que va del 2015 se han registrado incendios y superficies afectadas por debajo del 50 por ciento del año anterior.

32 Comités Estatales de Protección contra Incendios Forestales instalados que permiten la prevención, control y combate de estos incidentes y con ello la protección de los suelos.

11 Estados de la república cuentan con un SEDES (Sistema Estatal de lucha contra la Desertificación y la Sequía) instrumentos locales de coordinación interinstitucional para la protección de los suelos.

Las metas de producción maderable son de 5 mil 882 metros cúbicos y de no maderable 120 mil 474 toneladas; el Pago por Servicios Ambientales para el 2015 es de 494 mil hectáreas.