EN TLACUILOTEPEC BLOQUEAN LOS CAMINOS

POR MALTRATO Y PÉSIMO SERVICIO DE TRANSPORTE CIERRAN CAMINOS EN LA SIERRA
Echan a un servicio público de pasajeros pésimo y abusivo, además por malos tratos al pasaje
Por Duvia Rosas Flores
b_150_100_16777215_00_images_sierra_nacional_a_tlacuilotepec_protesta.jpgTLACUILOTEPEC, Pue.- 12 de enero de 2018.-NSN.- Originado por un pésimo servicio de transporte público de pasajeros, vecinos de las comunidades de este lado de la sierra bloquearon las carreteras que comunican a los pueblos los municipio de Tlacuilotepec, Tlaxco y Xicotepec de Juárez, durante 36 horas, desde la madrugada del martes hasta la tarde del miércoles pasado con el fin de exigir una solución a su conflicto.

La inconformidad se agudizó luego de que los choferes de los transportes propiedad de Fidel Garrido Cortez -acusaron los inconformes- tratan muy mal a los pasajeros, todos de etnias indígenas, a quienes cobraban el pasaje “según el humor de los choferes”, como dijeron algunos vecinos a este periódico.

Además los dejaban a su suerte cuando algún vehículo se descomponía y, en fin, muchas anomalías ya que lo mismo sucedía cuando no hacían paradas para levantar el pasaje, los dejaban parados o los pasaban del lugar de descenso.

El trato además de inhumano, coincidió la gente en opinar, era abusivo y grosero con los indígenas quienes finalmente se sublevaron y decidieron bloquear el camino La Ceiba-Tlacuilotepec-Tlaxco y evitar el paso a estos vehículos permitiendo sólo el paso a los vehículos de la señora María Isabel Ortega Ordóñez, quien presta el servicio público de pasajeros, según dijeron, con calidad y calidez a los habitantes de estos pueblos desde hace cuando menos 20 años.

Sin embargo de buenas a primeras llegaron a realizar el servicio de transporte público de pasajeros las camionetas de Fidel Garrido y “La Güera” y comenzaron las complicaciones ya que, en primera,  engañaron a la gente para firmar un papel, como si les pidieran el servicio y de esa manera poder entrometerse, prometieron desde una especie de rifa que resultó fraudulenta incluso, dijeron, hasta ofrecer tortas a cambio de la firma para que pudieran entrar a prestar el servicio, “y como aquí hay mucha gente que no come tortas durante todo el año, se acercaban para pedir una y…firmaban”. Sin embargo una vez que hicieron firmar a la gente se metieron y entonces las cosas cambiaron.

Cobraban lo que les venía en gana, regañaban e insultaban a la gente y otros malos tratos, lo que provocó no pocos penosos y enojosos incidentes, además de otras anomalías. 

Ante tal situación, que se volvió inaguantable y las autoridades no intervenían para poner orden, pese a las quejas, los vecinos se organizaron y llegó gente de Tlitepec, Tihuacan, Agua Blanca, Rincón, Temascal y La Joya del municipio de Tlacuilotepec, así como habitantes de Nuevo Chalma, Agua Hedionda, El Pochote y Nueva Jerusalén del municipio de Jalpan y finalmente también estuvieron vecinos de la cabecera municipal de Tlaxco, todos para exigir, de viva voz a las autoridades, para que los vehículos propiedad de Fidel Garrido Cortez y Marilú Almaraz Domínguez, (a) “La Güera” salieran del municipio. Por tal motivo cerraron los caminos.

Ante la insurgencia de los pueblos, las autoridades municipales encabezadas por el alcalde Alejandro Guzmán García, el Delegado Regional de la Secretaría de Infraestructura de Xicotepec, Primitivo Valerdi León y el Delegado de Gobernación llegaron para conocer la inconformidad y una vez enterados de algo que ya tenían conocimiento por haberlo planteado hace tiempo se dieron a la tarea de restablecer el orden.

Para ellos elaboraron, sellaron y firmaron el acuerdo al que se llegó con los vecinos de esta parte de la sierra y se comprometieron a cumplir con todos y cada uno de los puntos allí escritos.

Una vez conforme la gente con esta solución, comenzaron a retirar las barricadas así como permitir el paso, de los vehículos autorizados para prestar el servicio público de pasajeros y dar el adiós a quienes ya no aguantaban por sus malos tratos.

Ahora queda esperar que haya más vehículos prestando un servicio amable, de calidad y como lo merece la gente luego de que en un punto del acuerdo elaborado y firmado se especifica que además de la señora Ortega, quien presta “desde siempre” el servicio de pasajeros, queda abierta la posibilidad de que cualquier ciudadano de estas localidades que lo deseé pueda prestar el servicio de pasajeros y que de momento queden en calidad de “tolerados” en tanto las  autoridades de Comunicaciones y Transportes les orienten para regularizar las unidades.