LA PRESA DE NECAXA CUMPLE 115 AÑOS

LA PRESA DE NECAXA CUMPLE 115 AÑOS
Por Carlos CASTELÁN
b_150_100_16777215_00_images_sierra_huauchinango_a_presa_necaxa1.JPGJUAN GALINDO, Pue.- 27 de marzo de 2018.- En un evento popular el pasado fin de semana, los habitantes de Necaxa celebraron el 115 aniversario de la Fundación del pueblo de Necaxa, luego de que las tierras bajas fueran inundadas para dar inicio a la primera Presa de Necaxa cuyas aguas desde entonces son usadas como fuerza motriz para la generación de energía eléctrica.

El nombre de la ciudad, Necaxa, tiene su toponimia en los vocablos náhuatl Nemi, (vivir en) y Caxitl, (cajete o vasija) y Atl, que significa agua, “Los que viven en el Cajete de Agua”, sería el significado hoy de la palabra Necaxa.

El municipio de Juan Galindo, rodeado de montañas que es el vértice de la Cuenca Hidrográfica de la antigua Mexican Ligth&Power Co., donde convergen las aguas de esta parte de la Sierra Norte a través de ríos, vertederos, cañadas y manantiales alimentan, desde hace más de un siglo, las cinco grandes presas que forman en complejo hidroeléctrico conformado en más de mil 400 kilómetros cuadrados.

EL PRINCIPIO
Foto Especial
b_150_100_16777215_00_images_sierra_nacional_a_salto_necaxa.jpgEn el libro “Impresiones de un viaje a la Sierra de Huauchinango” dedicado “A mi querido amigo Ignacio M. Altamirano” por don Antonio García Cubas en el año 1888, describe: “..el río, perdiendo su nivel, se precipita a una profundidad de más de 130 metros, y forma la bellísima cascada o salto de Necaxa, que algunos conocen con el nombre de Huauchinango. En este sitio son más notables los contrastes que el suelo de la República ofrece en otros muchos lugares. El río Necaxa, después de despeñarse en tan profunda barranca, se abre camino en el fondo de ella, por entre una vegetación enteramente tropical, en tanto que en la elevada mesa, cuya base baña el mismo río, se cultivan las gramíneas propias de las regiones templadas”.

Cascadas que hoy conocemos como las cascadas de Salto Chico con 120 metros de altura y Salto Grande con poco más de 200 metros.

EL DOCTOR VAQUIERE
Esta descripción en una época de revolución industrial en el mundo, despertó el interés del médico francés, Arnold Vaquiére, quien avecindado en la Meza de Metlatoyuca concibió la idea de usar esa fuerza motriz como generadora de energía eléctrica por lo que logró, por medio de una empresa que integró, “La Société Necaxa”, una concesión con el gobierno de Don Porfirio Díaz, para usar las aguas de esta cuenca y generar electricidad.

Así, con su contrato en la mano, bueno para cuatro años, el emprendedor francés comenzó, en donde se encuentra la planta de Necaxa, a cavar lo que hasta la actualidad se conoce como “El Túnel de los Franceses”, que finalmente no logró terminar por falta de recursos y acercarse el tiempo de fenecer la concesión.

b_150_100_16777215_00_images_sierra_nacional_a_pearson_stark.jpgAcabado económicamente, negoció con Frederick Stark Pearson, quien tenía todo un imperio empresarial a nivel mundial como la “Compañía de tranvías de São Paulo”, “La compañía Light and Power Company en Brasil”, “La Mexican North Western Railway”, “La Mexican Tramway Company”, “La British American Nickel Company”, y finalmente tendría “La Mexican Light and Power Company en México”. En los mentideros políticos se decía que Stark Pearson, era uno de los principales socios de don Porfirio.

Finalmente logró concretar el proyecto hidroeléctrico en el año de 1905 que acabó en el año 2009 por un decreto de extinción emitido por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, siendo a la sazón secretario de Trabajo y Previsión Social Javier Lozano Alarcón

LA GENERACIÓN DE ENERGÍA
Foto Especial
b_150_100_16777215_00_images_sierra_nacional_a_presa_necaxa7.jpgLuego de que el gobierno de don Porfirio entregara la explotación de las aguas de Necaxa a Stark Pearson, por 50 años fue en el año de 1905 cuando por primera vez ilumina Palacio Nacional con energía proveniente de la primera hidroeléctrica de América Latina, construida con fines comerciales, The Mexican Ligth& Power Co.

Una vez listo todo para iniciar el llenado de la Presa de Necaxa, en el año de 1903 fue lanzado un aviso a los pueblos indígenas originarios que vivían en las riberas del Río Necaxa, para que llevaran a cabo el desalojo de la zona ya que sería inundada la comarca con 45 millones de metros cúbicos, hoy en buena parte azolvada por la falta de mantenimiento.

Así, el 24 de marzo de 1903 el antiguo pueblo de Necaxa queda hundido en lo que hoy es el fondo de la Presa de Necaxa y se inician las construcciones para los asentamientos, uno en lo que hoy se conoce como Patoltecoya, cuya toponimia, según el ingeniero Lechuga, un letrado en la arqueología regional, proviene de: Ipan-Tol-Te-Coyan, (Por aquí pasó el Tolteca) y el otro en Necaxaltépetl, (Cerro de Necaxa).

A la par, en una colina al Sur de la Presa de Necaxa, se establece el campamento de los extranjeros, trabajadores en la obra hidrológica, en su mayoría de origen canadienses y le imponen el nombre, por la geografía montañosa parecida a su país, “Little Canada” para, con el tiempo, quedar como finalmente hoy se le conoce:  “Canaditas”. 

LA MUERTE DE STARK PEARSON
A diez años de su proeza en la Sierra Norte de Puebla, Frederick Stark Pearson siguió construyendo grandes empresas de gran envergadura por todo el mundo, que lo colocó como uno de los más prominentes industriales de su época.

Sin embargo el 7 de mayo de 1915, la vida le tenía reservada una amarga sorpresa cuando, en el lujoso trasatlántico ”RMS Lusitania” en el cual viajaba, junto con su esposa Mabel Ward Pearson en un viaje por mar desde España por negocios, aprovechaban para visitar a su hija Natalia, que vivía en Inglaterra.

Al navegar el lujoso trasatlántico frente a la costa Sur de Irlanda, un submarino Aleman U-20 lanzó varios torpedos hacia la nave que dieron en el blanco para finalmente quedar hundida la nave  llevándose con él a todos los pasajeros. El incidente dentro del escenario de la Primera Guerra Mundial. Es de gran relevancia el norteamericano en la época del principio del Siglo XX.

NECAXA HOY, EN LA ACTUALIDAD
Abandonada la cuenca hidrológica de la extinta Compañía de Luz y Fuerza (LyFC) con más de mil 400 kilómetros cuadrados de bosques, lagunas, ríos, arroyos, manantiales y vertederos a raíz del decreto extinción el 10 de octubre de 2009, nadie se hace cargo de su limpieza y mantenimiento, lo que genera graves daños a la ecología regional además de un trascendental quebranto al patrimonio de la empresa ex generadora de energía eléctrica.

De esta manera se quejan los vecinos de este municipio que fuera el centro neurálgico del complejo hidroeléctrico de Necaxa, hoy extinto como tal por decreto presidencial de Felipe Calderón Hinojosa pero que allí está y se degrada.

Señalan que actualmente hay un serio problema debido principalmente, a la falta de mantenimiento de las instalaciones y obras hidráulicas en las que, en lugar de energía eléctrica, el abandono  sólo genera desgaste para las instalaciones que podría llegar a ser irreparable.

Esto con referencia a la cantidad de agua de lluvia que con gran intensidad en los últimos años ha caído en la región y se capta por medio de túneles, canales y vertederos para acumularse como reserva de fuerza motriz en las cinco presas de este complejo hidroeléctrico a saber; La Laguna, Los Reyes, Nexapa, Tenango y Necaxa las que, en algunos momentos, se han visto en riesgo de rebasar los niveles máximos de depósito y comprometer la estabilidad de los diques y, por supuesto toda la obra hidráulica.

Ejemplo de la degradación, dan a conocer es el dique de la principal presa, la de Necaxa en donde cualquier observador puede pararse en la zona alta del dique y ver el crecimiento de la maleza, árboles y toda clase de semillas que allí germinaron cuyas raíces ya crecieron y se introducen profundamente por los resquicios de las rocas al grado de poner en riesgo la estabilidad de la cortina de una presa concebida para almacenar 45 millones de  metros cúbicos de agua y actualmente aunque acusa un azolve de entre el cinco y diez por ciento es suficiente que la presión del agua que se llegue a acumular en la próxima temporada de lluvias podría provocar alguna tragedia de grandes magnitudes.

Cabe recordar que el mantenimiento en los vertederos, era una tarea que año con año y con regularidad venían haciendo obreros de la empresa y que ahora, desde octubre del año 2009 no se ha dado, ésa es actualmente la principal preocupación de la población ya que, por lo visto, mientras no se dé la generación de energía eléctrica no se va a hacer nada.

Trabajadores electricistas comentaron al respecto que durante un siglo que la Compañía de Luz y Fuerza del Centro existió el procedimiento normal de mantenimiento, sobre todo en los días previos a la temporada de lluvias, cuando se veían cuadrillas de obreros que recorrían los parajes de la cuenca hidrológica para desazolvar los vertederos, retirar las acumulaciones de basura, ramas, etcétera, en las compuertas y canales con el fin de tener todo limpio y evitar que la basura se acumulara y, posteriormente arrastrada fuera a dar a los generadores ya que se sabe que actualmente hasta llantas de autos, colchones y toda clase de basura tapona el sistema, lo que es muy grave.

QUEDAN EN LA IMPUNIDAD CONTAMINADORES Y  TALAMONTES
Ecologistas de la región consideraron que el decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro debería excluir el decreto del presidente Lázaro Cárdenas que declara área protegida la zona boscosa de la región y dar paso a una comisión especial para Fomento y Protección de la Biodiversidad en la Sierra Norte.

Tema que su abandono no sólo inquieta a los ecologistas, sino a toda la sociedad serrana cuyo único capital para enfrentar el futuro verde inmediato se basa en el precario equilibrio ecológico que ha dejado la impunidad de los talamontes y la falta de previsión y aplicación de la ley de protección ambiental desde los tres estratos de gobierno que tampoco han respetado en todos sus términos un mandato que desde hace 80 años protege esta comarca serrana.

La urgencia de la recuperación de la cuenca hidrológica de la extinta Luz y Fuerza no admite más demora, su colapso por aguas negras, basura, deforestación, baja captación en los mantos acuíferos y la grave contaminación por el agua de los drenajes urbanos que diariamente vierten en el agua alrededor de 100 toneladas de materia fecal urgen a estas acciones ya que en menos de cinco años podría ser demasiado tarde y una zona de mayor contingencia ambiental a la actual.

Fuera de control están las riberas de las presas y otras áreas donde la conservación del bosque, hoy abandonada es evidente. Esto se une al resto que no ha sido atendido y en donde la indiferencia de los tres niveles de gobierno es indudable.

Pese a las diversas denuncias sobre tala inmoderada que constantemente aparecen publicadas en diversos medios de comunicación ninguna dependencia actúa de oficio para investigar y menos para detenerlas.

De allí la preocupación de que ahora, a casi una década de la extinción de la empresa, las zonas boscosas de la extinta CLyFC sean pasto de la motosierra ilegal y clandestina, blindada por la corrupción de las autoridades junto con la contaminación.

NOTA RELACIONADA
http://www.sierranortedepuebla.com.mx/regional/2915-en-peligro-las-presas-de-la-compania-de-luz