AVANCES EN EL CASO DE LOS DIPUTADOS “HUACHICOLEROS”

Observartorio Político
AVANCES EN EL CASO DE LOS DIPUTADOS “HUACHICOLEROS”
Por Maquiavelo
Recientemente las Redes Sociales se incendiaron con el caso de los diputados Carlos Martínez Amador y su suplente José Guzmán, luego de que notas publicadas los relacionaban con un grupo de delincuentes dedicados a la extracción y el trasiego de combustibles robados, es decir, el famoso “huachicol”.

Sin duda una noticia que, de ser cierta, minaría notablemente su relación social, política y capacidad organizativa en tiempos coyunturales, políticamente hablando, en los cuales ambos tienen presencia indudable entre la población. Capacidad política que genera encono de grupos políticos contrarios de dónde, sin mota de duda, y con el afán de acabarlos, políticamente hablando, difundieran la especie de manera virulenta.

“Calumnia que algo queda”, parecería haber sido el sustento.

Para ello los autores no sólo recurrieron a las famosas “Benditas Redes Sociales” como les llamó a las cuentas de Facebook, Instagram, Twitter o WhatsApp en la Internet el líder de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, sino a un lenguaje además de falso, mentiroso y embaucador, sin sustento de quienes tampoco investigaron y se dejaron porque sí, o de manera parcial, ir por el engaño.

Con bombo y platillo anunciaron lo que pensaron sería el acabose para la oposición política que representan y el triunfo para sus patrones neo-políticos, pero no tuvieron en cuenta de que en la política, todo, tiene un  efecto “boomerang” y eso es lo primero que hay que evaluar y tener en cuenta.

La nota publicada dice: “La Procuraduría General de la República (PGR) ingresó el 27 de diciembre a un domicilio en la colonia Luis Donaldo Colosio, luego de recibir una denuncia anónima a través del número de emergencias 911.

En el operativo también participaron elementos de Seguridad Física de Petróleos Mexicanos (Pemex) quienes sellaron la toma. Cuando las autoridades ingresaron al inmueble, no había nadie dentro.

Trascendió que la propiedad sería del ex diputado local Carlos Martínez Amador -quien además estuvo al frente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Puebla-, y que la persona que la rentaba sería el ex legislador local José Guzmán Islas”.

Y de allí en adelante todo fue una actitud de linchamiento en las Redes Sociales que obligó a los mencionados, en primera, a deslindarse de tales hechos y en segunda dar vista a las autoridades competentes por el daño moral causado no sólo a ellos como personas y personajes políticos, sino como esposos, padres, hermanos, en fin,  afectaron su entorno social, político y familiar, por lo que dieron a conocer su derecho a ser escuchados y motivados a resarcirles los daños causados.

En una simple investigación en el Registro Público de la propiedad y con base en datos policíacos del lugar en donde se llevó a cabo la incursión de policías que descubrieron la toma clandestina en ductos de PEMEX para la extracción de gasolina, se conoció que el inmueble no es del legislador por Huauchinango Carlos Martínez Amador y menos pudo haberlo dado en renta a su compañero de fórmula, José Guzmán.

El predio pertenece, según los informes oficiales, a una señora de nombre Ángeles, quien en el año 2008 compró, a nombre de su esposo, la propiedad ubicada en la colonia Luis Donaldo Colosio en donde aparece claramente la ubicación, por lo que de ninguna manera pudieron los señalados haber realizado contrato de renta entre ellos. Con referencia referente al delito allí descubierto, deberán las autoridades investigar deslindar responsabilidades, ya que ésa y no otra, es su función.

Sin duda esto dará aún más que decir en el futuro ya que el problema de algunos que se dicen “periodistas”, se revelaron más como parte de un entramado político que para mantener informada a la sociedad e, incluso, ser parte de los famosos “chayoteros” que tienen puesta la mira en los erarios municipales para ver que les “salpican” deberán encarar las consecuencias de su inconsecuencia. Conste